Entrada anterior: Conduciendo a ciegas »Cómo hacer un fantasma »Guía para contratar mujeres »Armas antiguas del mundo »Mantén limpias las calles »Camuflaje »La era de los niños-cerdo »Bicicletron »Instrucciones japonesas para ligar »Reyes africanos » 

23 abril 2008


Mujer, defiéndete

Hoy en día las mujeres tienen bastantes recursos para la autodefensa, ya sea la velocidad (he visto a alguna salir corriendo al preguntarle cómo llegar a un sitio), el spray de pimienta, la clásica patada en la entrepierna, o un certero golpe en el cráneo con esos bolsos llenos de cacharros.
Pero la calle es un lugar peligroso y siempre hay algún desalmado contra el que no sirven los métodos normales, por eso les presento este instructivo vídeo de 1937, en el que una aparentemente indefensa mujer utiliza el judo para dar una paliza a sus atacantes.

No debería difundir esto, que quizá la próxima vez que pregunte a una hermosa dama por una dirección, reciba mi correspondiente ración de hostias. Claro que nunca es tarde para iniciarse en el maravilloso mundo del sadomasoquismo.

Vía Dark Roasted Blend | Categoría Hazlo tú mismo

6 Comentarios: Publicar un comentario

  • Blogger kanif (23/4/08 19:29)  

    ¡Jodé!Y la tía se va de rositas...
    ¡Que le den una hostia de una vez!!!

  • Blogger el_Vania (23/4/08 23:28)  

    Desde que se inventó la patada en los cojones, no obstante, ya no existe el hombre fuerte.
    También una "pipa" a mano puede solventar la situación, y no andarse con tantos aspavientos...
    Salud/OS!

  • OpenID aydsu (27/4/08 01:47)  

    ¡¡¡Olé!!!
    Aunque creo que la patada en la entrepierna sigue siendo una buena opción :P

  • Anonymous Anónimo (6/6/08 11:01)  

    Yo quiero más...

    Karmela_Ela

  • Anonymous Anónimo (14/6/08 02:23)  

    porque no actualizas??

  • Blogger La Escapista (18/6/08 21:33)  

    Yo tengo una anécdota graciosa: una amiga iba por la calle y, por la misma acera que ella, caminaba, en sentido opuesto, un hombre que (según ella) tenía muy mala pinta. Mi amiga que es un poco neurótica pensaba que el hombre le iba a quitar el bolso, o algo por el estilo... se lo creyó tanto que, cuando llegó a su altura, le pegó un puñetazo y salió corriendo... imaginaos la cara del hombre... igual se lo merecia, quién sabe??

    Saludos!

Publicar un comentario