Entrada anterior: Reyes africanos »Cómo hacer un llavero con un remache »El museo secreto de la humanidad »Consejos para cuidar un bebé »Prostíbulos alemanes »Dando la vuelta al mundo sin ser identificado »Fundas de condones antiguas »Probando cascos »Dando vida a los objetos »Escenarios del porno » 

01 febrero 2008


Instrucciones japonesas para ligar

En nuestra cultura los jóvenes han aprendido todo lo que saben del sexo y las relaciones de pareja mediante el visionado de películas/revistas porno y/o el conocido método científico de prueba y error. La educación sexual se limita al depositado de semillas, prevención de embarazos, etc. pero cuando llega el momento de enfrentarnos a lo desconocido, una mujer desnuda, nos damos cuenta de que nadie nos ha enseñado qué hacer, que botones apretar para que aquello se encienda. Esto nos ha llevado durante generaciones a traumas, fobias y escasez de orgasmos femeninos.

¿Tan difícil es hacer un manual que explique claramente a los jóvenes cómo tocar una teta, qué hacer con un clítoris, o en qué postura ponerse? No parece, los japoneses, una sociedad civilizada de verdad, lo tienen desde hace tiempo. Desde hacer manitas hasta el intercambio de fluidos, no le falta un detalle.

Vía Dadanoias | Categoría Curiosidades

4 Comentarios: Publicar un comentario

  • Blogger kanif (1/2/08 19:49)  

    ¡Jooodeerr! !Por eso me iba tan mal con las tías!
    Lo que me mola de los japos es esa fijación que tienen por el vello, sobre todo el púbico, nos ha jodido, que lo consideran lo más porno del mundo.

  • Blogger el_Vania (2/2/08 16:09)  

    Nos llevan siglos de ventaja.
    La puta iglesia ha tenido también mucha culpa en todo esto, ¿no crees?.
    Salud/OS!

  • Blogger Naty (22/2/08 21:50)  

    Toda esa info se puede encontrar en la revista vale o en la cosmo y mas ilustrativo!...El vello es bello!! ja,ja

  • Anonymous Carla (29/3/08 22:13)  

    Qué listos estos japos! ya lo podían exportar que luego encontramos a cada manazas. Un saludo, me encanta tu blog.

Publicar un comentario