Entrada anterior: Los monjes automomificados »Remedio contra la inflamación de próstata »Armas caseras de Chechenia »Buscando parejas por su olor corporal »Máscaras antigás para animales »Masajeadores de ojos »Los dentistas callejeros »Reciclando comida »Las monjas se divierten »La dieta del glamour » 

29 junio 2007


Maestros del camuflaje

El ejército británico siempre ha estado a la vanguardia de la tecnología bélica. En 1939 ya habían desarrollado mecanismos de camuflaje que les permitían adentrarse en las lineas enemigas pasando totalmente desapercibidos. Los soldados contrarios no tenían más opción que la de huir aterrorizados ante la visión de sus compañeros muriendo de disparos que no venían de ninguna parte. Por suerte, años más tarde se firmó un tratado internacional que prohibía el uso de ramas en los cascos, desde entonces el mundo es un lugar más seguro.

Vía Modern Mechanix | Categoría Chorradas

3 Comentarios: Publicar un comentario

  • Blogger el_Vania (29/6/07 11:30)  

    JUAAAAAAAAAAAAAJUAJUAAA!!
    Joder, me tenías intrigado con lo de las balas que venían de ninguna parte... hasta lo de las ramas en los cascos!!
    Que bueno...
    Buen finde!
    Salud/OS!

  • Anonymous MataRatas (3/7/07 00:43)  

    Eh, no te rías que no estoy de coña. es un asunto muy serio, y más ahora que están volviendo a utilizarlo. El otro día me dijeron que había uno de la secreta en un pub. Gafas oscuras, pinganillo en la oreja y ramas de pino en la cabeza... menos mal que me avisaron.

    Perdona mi falta de post y comentarios, es el festival de teatro en mi pueblo y raro es el día que no acabo con 6 o 7 cañas en lo alto, y así lo último que me apetece es escribir, además ando preparando las vacaciones (harto complicado reservar hostales en alemán, por cierto)

    Saludos!

  • Anonymous Anónimo (14/7/07 23:34)  

    jajaja
    es k no podi usar un disfraz
    tan mula
    parecen ciervos y me da
    hasta cierta ternura
    pero si fuera una cierva hembra
    jamas me fijaria en ellos

    weno adiossss

    La sole

Publicar un comentario