Entrada anterior: Fabrica un dispositivo de cifrado »Gafas con escopeta »Normas de tráfico en 1909 »Frenando el coche con cohetes »Mapas antiguos »Volar como un kiwi »La máquina de la compasión »Electricidad gratuíta a cambio de una patada »El nacimiento de Quitagrapas »La funeraria definitiva » 

23 noviembre 2006


Los terminales y las embarazadas primero

En 1938, el hospital Piedmont de Atlanta estaba equipado con un tobogán en espiral por el que lanzaba a los enfermos postrados en cama en caso de incendio. Había una entrada a él en cada planta, y los pacientes se deslizaban encima de un colchón. Seguramente el corazón de la mitad de ellos no aguantaría la emoción de volver a sentirse niños en un parque, y la otra mitad moriría al caerles encima los de los pisos superiores. Pero que coño, muchos pagan por tirarse en cosas así en parques de atracciones, y ellos sólo tenían que prender fuego a las cortinas para disfrutar de una última aventura.

Vía Modern Mechanix | Categoría Curiosidades

2 Comentarios: Publicar un comentario

Publicar un comentario