Entrada anterior: Cenando en el cielo »Selección natural »Amplifica el sonido de tu móvil con una copa »Un cojín para conquistarlos a todos »Vídeos de pruebas nucleares »Fabrica una estrella ninja »Vista »Música para el cuerpo »El cojín del amor »Escucha los discos de vinilo con un cono de papel » 

11 julio 2006


Fabrica un avión con moscas y cerillas

Yo estoy en contra del maltrato animal, pero esto es en pro de la ciencia, cómo fabricar un miniavión con cerillas y moscas.

Sólo necesitas una o dos cerillas, partes una longitudinalmente y, usando pegamento, le unes las alas y el timón trasero. Luego cazas 4 moscas y las metes en el frigorífico un tiempo para criogenizarlas y que no se te escapen (teóricamente despertarán al sacarlas).

Pones unas gotas de pegamento donde quieras situar los motores y pegas a tus heladas amigas. Luego un ligero soplido y, si todo ha ido bien, tu avión debería despegar y surcar los cielos. Puede parecer cruel, pero piensa que las moscas no se ponen en huelga cada verano jodiendo las vacaciones a miles de personas.

Actualización: He encontrado una foto del cacharro en cuestión en Bits & Pieces. Pura ingeniería aeronáutica, con tren de aterrizaje incluido.


Vía DIY: Happy | Categoría Hazlo tú mismo

6 Comentarios: Publicar un comentario

  • Anonymous Carlos el rojo (21/10/06 18:03)  

    Jejeje. Muy bueno. Ya tengo plan para el verano. Voy a hacer una flota.

  • Anonymous Sitoxic (21/10/06 18:03)  

    ¿Si cambio las moscas por gorriones podré usarlo como bombardero de globos de agua?

  • Anonymous JakCore (21/10/06 18:04)  

    Hace tiempo que lo intente, pero me pase con el frio y la mosca jamas volvio a este mundo :(

  • Anonymous MataRatas (21/10/06 18:05)  

    Si alguno lo hace quiero saberlo eh, y con fotos.

    Jak, el boca a boca!

  • Anonymous coje cochos (4/12/06 02:51)  

    esta muy bueno y si funciona
    bueno eso creo

  • Blogger Agustín (1/5/09 20:13)  

    Esto me recuerda una animalada que se hacía en el pueblo de Villalba de la Sierra. Nos íbamos a bañar al Jucar en un precioso paraje pero plagado de tábanos. Cuando se te posaba uno, se le cogía y se le atravesaba el abdomen con un trozo de palillo. Lo soltábamos y... a volar. Al cabo del rato veías un montón de palillos en vuelo,

Publicar un comentario